Psicología frente al dolor

0

Marta de la Calle y Mercedes Herrero son dos psicólogas que han asumido el reto personal y profesional de ayudar desinteresadamente a las víctimas del terrorismo en la provincia. No dudaron un instante cuando le plantearon que se acercaran a esa madre a la que una mañana la llamaron bien temprano para comunicarle que a su hijo lo habían asesinado cuando salía de su casa para dirigirse al trabajo o a ese hombre que logró salvarse de milagro cuando el vehículo que conducía saltaba por los aires por una bomba lapa.

Recientemente, la plataforma de apoyo a las víctimas del terrorismo, un colectivo que colabora intensamente con la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y que en la provincia está dirigido por César Ruiz, ha cerrado un acuerdo con la clínica Jerez Salud para que, de manera desinteresada, ceda sus profesionales de la rama de la psicología y sus instalaciones para atender a las víctimas. En breve, Marta de la Calle y Mercedes Herrero comenzarán a sentarse con los primeros socios que se acogerán a este servicio. “Todos necesitamos atención psicológica en algún momento de la vida y, especialmente, aquellas personas que sufren un impacto tan fuerte como es un atentado. Y cuanto antes lo reciban, mejor porque a largo plazo esta situación se ramifica en otros problemas”. De este modo, lo explica Mercedes, que agrega: “Suele ocurrir que se acostumbran al dolor y se habitúan a vivir en una situación que es anómala, pero que ven como algo normal; por eso necesitan ayuda”.

Una de las principales líneas de actuación de la AVT es, precisamente, el apoyo a las víctimas contando con un departamento psicosocial al que se le asignan importantes recursos. No obstante, el centro de operaciones está en Madrid de ahí que la plataforma de apoyo a las víctimas del terrorismo ha promovido el acuerdo con esta clínica para que las víctimas tengan un servicio de atención más cercano. Desde hace unos meses se está desarrollando en Extremadura una iniciativa similar y ahora se ha traído a la provincia. Guadalupe Sánchez, delegada en Cádiz y Huelva del colectivo de víctimas, señala: “El departamento psicosocial de la AVT es muy potente pero está en Madrid y muchas veces es complicado que las víctimas se desplacen desde aquí; por eso es un privilegio que lo podamos ofrecer”.